Entrevista con José Oltra Arrufat, nuevo presidente de la FCAPA

presidente fcapa valencia“Con simples parches no se arregla el fracaso escolar: urge un cambio radical y profundo”

José Oltra Arrufat está casado, tiene 50 años y es padre de una hija de 12 años. Conoce bien las problemáticas en las escuelas porque es presidente de la ACPA del Colegio Santísima Trinidad de Valencia y acaba de ser designado presidente de la Federación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos de Valencia, entidad de la que hasta ahora era vicepresidente.

También colabora en la catequesis familiar en la parroquia Santiago Apóstol y María Madre de la Iglesia. Es Licenciado en Psicología y máster en Ciencias del Matrimonio y la Familia por la UCV y el Pontificio Instituto Juan Pablo II, actualmente se forma en Orientación Educativa.

EVA ALCAYDE (PARAULA)

Ha sido designado como presidente de la FCAPA, ¿Cómo afronta esta nueva etapa?

Es un gran reto que no tenía previsto, pero en virtud de los vigentes estatutos lo he asumido al ser el anterior vicepresidente. Lo afronto como un servicio a la Iglesia y a las familias, con mucha ilusión y ganas de trabajar duro, porque, como diría santa Teresa de Jesús, “soplan tiempos recios”. Es una Responsabilidad que no asumo sólo, la Federación cuenta con un comprometido grupo de padres que quiere que todo su esfuerzo repercuta en nuestros hijos. Contamos también con la excelente labor realizada por mi predecesor, Nicolás Sánchez, quien durante más de cuatro años ha presidido la FCAPA con encomiable entrega y abnegación. Sólo tenemos palabras de agradecimiento por su meritoria labor.

¿A qué nuevos retos y problemáticas se enfrenta?

El gran RETO, con mayúsculas, es acabar con la actual situación de fracaso escolar. Hace falta un cambio de mentalidad en todos los agentes de la comunidad educativa: alumnos, padres, profesores. También un cambio del sistema y de las políticas educativas, para mejorar el rendimiento académico y disminuir el abandono temprano del sistema educativo. Es necesario un cambio radical y profundo de nuestro sistema: los simples parches no podrían arreglar nada. La solución, ante el fracaso escolar, es complicada. La responsabilidad es de todos, está en juego el futuro de nuestros hijos y de la sociedad.

La FCAPA representa en la provincia de Valencia a unas 50.000 familias, es una gran responsabilidad.

Efectivamente, el principal papel de la Federación es representar a las familias en sus relaciones con la administración educativa, estando presentes en todos aquellos órganos de representación para aportar sus propuestas encaminadas a mejorar la calidad de enseñanza y defender, desde el respeto a las libertades de los ciudadanos, el modelo concertado confesional que han escogido para que sus hijos reciban en la vida escolar un tipo de formación acorde con sus propias creencias y convicciones.

¿Qué servicios ofrece FCAPA?

La Federación está al servicio de las APAS. Esto supone no sólo atender sus necesidades, sino en muchas ocasiones anticiparse a ellas, trabajando para que estén informadas de los cambios educativos que se van produciendo, prestándoles el apoyo necesario con servicios efectivos que hagan más fácil su labor. En este sentido, tenemos establecida una estructura administrativa, contable, jurídica, fiscal y formativa, que permite atender a las asociaciones de lunes a viernes. Contamos con un servicio de asesoramiento jurídico que nos permite defender sus intereses ante las diversas instancias en que estamos representados, y responder a todas sus dudas. También disponemos de una amplia oferta formativa, para que las asociaciones puedan organizar charlas sobre los temas de mayor interés para los padres, siempre desde el Magisterio de la Iglesia, para lo cual contamos con profesionales cualificados. Otros servicios disponibles son el asesoramiento fiscal y contable para la gestión de las asociaciones, la tramitación de seguros escolares, de protección de datos o las subvenciones.

La crisis económica está afectando también a los colegios ¿Cuáles son las perspectivas de futuro?

Lo que se ha producido es un retraso en el pago de obligaciones ya adquiridas por la Administración. Este retraso ha llevado a muchos centros educativos a una situación insostenible. En los centros concertados el problema es muy grave porque en ese capítulo están incluidos los salarios del personal de administración y servicios. Eso les dificulta abonar los salarios y las cuotas de la Seguridad Social del personal administrativo, de limpieza, conserjería, etc. En algunos centros los docentes han renunciado a parte de su nómina para poder pagar a este personal. En otros, se ha pedido a los padres que hicieran contribuciones voluntarias para cubrir algunos gastos corrientes. Desde FCAPA entendemos que la solución no puede venir por ese camino, y que no es lícito poner a los colegios al borde del cierre por el impago del concierto. Los pagos recién realizados han permitido respirar algo más tranquila a la comunidad educativa, pero lo deseable es que se cumplan los compromisos del concierto para que se regularice una situación que provoca cada día en los centros más angustia, inquietud y frustración.

Hoy en día, ¿hay verdadera libertad en la elección de escuelas?, ¿pueden los padres elegir realmente el centro que desean para sus hijos?

En este momento no hay posibilidad real de elección de centro educativo. Muchas familias no tienen más opción que llevar a sus hijos a un colegio que no quieren. Es el drama que viven muchos padres que, queriendo una educación católica y concertada para sus hijos, no tienen otra alternativa que matricularles en el colegio público que les asigna el Estado, porque no tienen puntos suficientes para acceder al centro que desean.

La FCAPA está en contacto permanente con la realidad de las escuelas, ¿qué temas preocupan a los padres de los alumnos?

En primer lugar, el fracaso escolar, la calidad de la educación que reciben nuestros hijos. También la falta de libertad de elección, no sólo de centro escolar, sino también del tipo de educación que desean para sus hijos. Y por otro lado, los intentos de adoctrinamiento y de imposiciones de la Administración. En algunos casos, la falta de identificación con el ideario y el carácter propio del centro de algunas partes de la comunidad escolar.

Publicada en el periódico semanal PARAULA

Nº 1.174 el 5 de febrero de 2012

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*