Centenario movimiento Scout

Cumplir cien años no es poca cosa. Sobrevivir a los baches y proporcionar además una educación de calidad todavía tiene más mérito. El movimiento scout lleva una larga trayectoria educando en valores: generaciones y generaciones de jóvenes que se han beneficiado del espíritu de servicio de todos aquellos que han sido sus scouters (educadores) de forma voluntaria.

Y esto ha sido posible, no lo olvidemos, gracias a la confianza depositada en los grupos scouts por muchas familias en todo el mundo. Tanto es así, que el escultismo se ha convertido en el movimiento educativo juvenil más numeroso. Tan sólo seis países en todo el planeta no cuentan con grupos scouts.

En la Inglaterra de 1907, un general llamado Sir Baden Powell ideó una propuesta educativa fundamentada en principios y valores tales como:

¨ El contacto con la Naturaleza

¨ El servicio a la comunidad

¨ El desarrollo de la autonomía personal

¨ El compañerismo

Tras un campamento experimental en la isla de Bownsea con un pequeño grupo de preadolescentes, los scouts se difundieron rápidamente por numerosos países. La fórmula era todo un éxito.

Los años pasan y el mundo cambia a nuestro alrededor. El escultismo también. Es un movimiento educativo abierto y vivo que no ha temido apostar por renovarse para seguir enganchando a los chavales.

Lejos queda ya la figura del scout con apariencia militar que se dedica en las películas a salvar gatitos o vender galletas. Tal y como nos dice hoy la Constitución de la Organización Mundial Scout, “el Movimiento Scout tiene por fin el contribuir al desarrollo de los jóvenes, ayudándoles a realizar plenamente sus posibilidades físicas, intelectuales, sociales y espirituales como persona, como ciudadanos responsables y como miembros de comunidades locales, nacionales e internacionales.”

¿Y cómo hacemos esto? Pues a través de programas atrayentes basados en los centros de interés de los participantes, que incluyen los juegos, las técnicas útiles, y el asumir servicios a la comunidad; estas actividades se realizan principalmente al aire libre, en contacto con la naturaleza. También es fundamental la convivencia en pequeños grupos, a través de la cual, con el apoyo de los scouters (educadores), se potencia el descubrimiento y aceptación progresiva por los niños y jóvenes de las responsabilidades, se les ayuda en la autogestión del desarrollo del carácter, el acceso a la competencia, a la confianza en sí mismo, al sentido de servicio y a la aptitud para cooperar y también para dirigir.

Ahora sabemos que los valores con los que educamos en los grupos scouts van muchas veces en dirección opuesta por la que anda la sociedad, pero ése es justamente nuestro atractivo: somos diferentes, bichos raros, porque,

¨ Frente al consumismo, apostamos por el COMERCIO JUSTO y la AUSTERIDAD

¨ Frente al individualismo, apostamos por el SERVICIO A LOS DEMÁS.

¨ Frente al egoísmo, apostamos por la SOLIRADIDAD.

¨ Frente a la contaminación, apostamos por el DESARROLLO SOSTENIBLE.

¨ Frente a la superficialidad, apostamos por la TRASCENDENCIA Y ESPIRITUALIDAD en la vida.

¨ Frente al asfalto y el tráfico, apostamos por DISFRUTAR DE LA NATURALEZA.

APOSTAMOS POR LA EDUCACIÓN COMO LA HERRAMIENTA MÁS VALIOSA PARA TRANSFORMAR LA SOCIEDAD.

Para muchas familias, somos un apoyo en la educación que quieren para sus hijos/as; un elemento que complementa la educación que reciben en casa y en la escuela.

Seguro que hay un grupo scout cerca tu casa, en un colegio o en una parroquia. Si tienes entre 7 y 19 años, no esperes más y busca uno. Hay todo un mundo de nuevas experiencias esperándote.

Arancha Tormos
Jefa del Grupo Scout Osyris (Colegio Sagrada Familia)
Formadora de la Federació d’Escoltisme Valencià

Si quieres saber qué grupos scouts hay cerca de tu casa, llama a la sede de la F.E.V.: 963153240

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*